La playa es uno de los destinos vacacionales preferidos por los baleares en los meses estivales y que esta esté limpia es el principal factor a la hora de su elección. Estos datos se desprenden de un estudio elaborado por Ecovidrio sobre los “Nuevos hábitos de los baleares en la playa y sostenibilidad en verano” que apunta que para más del 90% de los ciudadanos de Baleares la ausencia de residuos en la arena y en el agua es el factor más determinante para ir a la playa.

Los baleares cada vez demandan destinos más limpios y sostenibles, por lo que valoran mucho que los tradicionales chiringuitos de playa sean respetuosos con el medioambiente, extremo que implica un correcto reciclaje de residuos, hacer un uso responsable de recursos o la integración de las instalaciones con el entorno.

Por detrás de la limpieza (9,11 puntos), los baleares valoran el nivel de ocupación (8,47 puntos), la calidad de la arena (6,72 puntos), la seguridad y el equipo de salvamento (6,23 puntos), la accesibilidad (6,19 puntos), el servicio de duchas (5,25 puntos) o el tamaño de la playa (4,52 puntos), entre otros.

Otro dato muy destacado y que da cuenta de la importancia que otorgan hoy en día los baleares a la sostenibilidad es que 6 de cada 10 encuestados afirma recoger y depositar en los contenedores adecuados los residuos y desperdicios que encuentran en la playa.

 

Toma nota, recicla vidrio

Este estudio se ha realizado en el marco de la cuarta edición del plan “Toma nota, recicla vidrio”, que alcanza a 1.350 establecimientos de la costa de Baleares, con la colaboración de 11 ayuntamientos como el de Palma de Mallorca, Eivissa o San Luis.

El objetivo de esta campaña es aumentar la tasa de reciclaje de vidrio en el sector de la hostelería, por lo que se proporciona información al hostelero, así como medios para facilitar el reciclaje y contenedores adaptados a los profesionales del sector de la hostelería, que genera el 50% de envases de vidrio de un solo uso.

Además, el estudio refleja que los baleares prefieren ir a la playa por la tarde y en compañía, ya sea con su pareja (35,6%), la familia (35,4%) o los amigos (16%).

Durante el tiempo que pasan en la playa tomar el sol y nadar son las actividades favoritas, y le siguen la lectura, el buceo, tomar el aperitivo, escuchar música, echar la siesta o pasear y practicar deporte.

Y, cómo no, asociamos la playa a momentos en el chiringuito y otras propuestas gastronómicas. Comer la tradicional paella le gusta al 27,4% de los baleares, el 19,7% prefiere tomar unas tapas y el 14,1% opta por el pescado o el marisco.

Por tanto, los establecimientos deben tener muy en cuenta estos cambios en los hábitos de los veraneantes baleares porque la preocupación por la sostenibilidad y el medioambiente está en alza.